miércoles, 23 de mayo de 2012

Visión de país Estado vs. persona

Por: Fernanda San Martín Carrasco - Columnista

La convulsión social parece haber dado un poco de tregua al país. Sin embargo, ha dejado un sabor amargo en varios sectores de la sociedad. Y ha dejado grandes cuestionamientos sobre cuál es la visión de Estado y de país que tiene el actual Gobierno.

En países como Suecia o Dinamarca, el índice de crecimiento es de xx%; la tasa de desempleo, de xx% y los beneficios sociales son la base fundamental de la actuación del Estado. En estos países, el desarrollo se refleja en la calidad de vida de sus habitantes, donde tanto el padre como la madre, cuando nace un hijo, tienen el derecho a días libres remunerados; donde la educación pública es una de las mejores del mundo, donde se reconocen los derechos individuales y el centro de las políticas públicas es el ser humano.

En esta visión nórdica de la vida, no se conciben “sacrificios” xxxx (algún adjetivo) por el Estado, aquí el Estado está para servir al ciudadano, y no lo contrario. Mientras que en Bolivia, el trabajo debe ser un regalo al Estado, con una remuneración mínima que casi bordea la esclavitud. Los derechos sociales y laborales adquiridos son pisados por el Estado y se pretende que las carencias de políticas públicas, infraestructura e inversión deban ser suplidas por el sacrificio de los trabajadores, y si algún sector (como fue el caso de los médicos) se atreve a defender esos derechos, resulta que son traidores al país, egoístas y una serie de adjetivos más que hemos escuchado en las últimas semanas.

Mientras en todo el mundo se busca mayores beneficios para la clase trabajadora, en Bolivia hemos retrocedido a la época de la revolución industrial, donde el trabajador era considerado simplemente mano de obra sin tomar en cuenta sus necesidades como ser humano. Las industrias en Bolivia, en ese sentido, han sido reemplazadas en el Estado, que exige de sus “operarios” más horas de las legalmente establecidas en nombre del proceso de cambio. El capitalismo feroz ha sido reemplazado por un estatismo feroz que pretende inmiscuirse en la esfera más íntima de la persona.

La clase trabajadora no tiene que tener miedo de pedir más horas de descanso, no es una vergüenza ni flojera, como han calificado algunos personeros del Gobierno de turno, es un derecho que tenemos como seres humanos para el desarrollo integral de una persona, que incluye pasar tiempo de calidad con su familia.

La Prensa - 22/05/2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Listas de Candidatos del MAS. Elecciones Generales 2014.

Código Penal de Bolivia

Nueva Constitución Política del Estado-Bolivia

Derecho Bolivia

Derecho Bolivia
Emblema de la justicia en Bolivia.