lunes, 28 de septiembre de 2015

¿Qué es el divorcio?

Del latín divortium, divorcio es la acción y efecto de divorciar o divorciarse (disolver un matrimonio por vía legal, separar o apartar personas o cosas que estaban juntas). Por ejemplo: “Acabo de firmar el divorcio con Marcos; la situación ya no daba para más”, “Mi esposa me pidió el divorcio porque cree que la engañé, pero se trata de un malentendido”, “Un escándalo de corrupción terminó con el divorcio de la dupla comercial más exitosa de los últimos tiempos”.

La mayor parte de los países occidentales considera el matrimonio como la unión entre dos personas con un reconocimiento jurídico, social y cultural. Su objetivo es brindar un marco de protección mutua y de la descendencia de ambas personas. Cabe señalar que de este lazo se desprenden derechos y obligaciones para las dos partes.

El divorcio, por lo tanto, es la disolución legal o religiosa del matrimonio por acuerdo entre ambas partes o por la violación de alguno de los derechos u obligaciones matrimoniales. La legislación suele otorgar protección tanto a la mujer como a los hijos que hayan nacido durante el vínculo.

Cuando la ley o la religión no permiten el divorcio, la separación se produce de hecho, sin otro sustento que la disolución de la relación y el alejamiento de ambas personas.

Históricamente, la decisión de divorciarse ha sido mal vista por la sociedad, dado que, para muchos, el matrimonio es una unión que debe durar toda la vida. En las últimas décadas, sin embargo, dicha concepción ha cambiado y hoy en día se acepta el divorcio como la opción normal para aquellas relaciones que no funcionan.

Acuerdo prematrimonial

El acuerdo prematrimonial, también conocido como prenupcial, es un contrato que celebran dos partes antes de contraer matrimonio. En el mismo, deben especificar sus activos y el destino que tendrán en caso de que la unión cese por decisión mutua, como ocurre a través del divorcio.

Culturalmente, la idea de firmar una separación de bienes antes del casamiento se considera poco coherente con la confianza mutua que debería caracterizar a una pareja de novios. Por otro lado, los especialistas en leyes coinciden en que se trata de una decisión acertada para proteger los propios activos, sobre todo si se toma en cuenta que estadísticamente el porcentaje de matrimonios exitosos es cada vez menor.

Cabe mencionar que no solo las personas adineradas celebran acuerdos prematrimoniales; si bien es común que el concepto forme parte de noticias relacionadas con las estrellas de cine, es también el camino que escogen muchos individuos de clase media antes de comprometerse con su otra mitad. No hay que olvidar que mediante este tipo de contrato también se ofrece protección a los hijos, ya que asegura la ausencia de violentos juicios, tan típicos en caso de divorcio.

Como es de esperarse, existen límites con respecto a las pretensiones que cada parte puede expresar en un acuerdo prenupcial; por ejemplo, no es posible especificar quién se hará cargo de los menores en caso de ruptura, ni anticipar el régimen de visitas o la entrega de una pensión mensual. Por otro lado, sí es posible señalar aspectos tales como las creencias religiosas, las relaciones que se mantendrán con los parientes, y las mascotas preferidas.

Sin embargo, los expertos aconsejan evitar aquellos asuntos difíciles de ratificar en caso de divorcio, y centrarse en las cuestiones meramente patrimoniales. Sobra decir que un contrato prematrimonial tiene como primer objetivo evitar que uno de los cónyuges se aproveche de la situación económica de su pareja, tanto para pagar viejas deudas como para despojarlo de sus bienes tras una separación premeditada.

Por último, existe un acuerdo denominado de cohabitación, el cual puede ser celebrado por personas que conviven y que no planean casarse. Asimismo, un matrimonio que no ha firmado un contrato prenupcial puede recurrir a uno posnupcial.

Definición

miércoles, 23 de septiembre de 2015

ONU requiere abogados penalistas para revisar e impulsar Casos de Feminicidio

El Programa de Voluntarios de las Naciones Unidas (VNU) en Bolivia busca a Cuatro profesionales bolivianos(as) para trabajar en coordinación con ONU MUJERES, como Voluntarios(as) de la ONU. Se requieren Abogadas o Abogados penalistas para cumplir tareas en el Proyecto Piloto “Revisión e Impulso Casos de Feminicidio” con sede en las ciudades de La Paz, El Alto, Santa Cruz y Cochabamba. Las personas interesadas deberán enviar su postulación hasta el día lunes 28 de septiembre de 2015.

ONU

sábado, 12 de septiembre de 2015

Historia del Derecho Municipal

El Derecho municipal es el resultado de la autonomía municipal en la Edad Media. Sí puede hablarse, sin embargo, de un Derecho municipal romano,como también de un Derecho municipal en la época moderna, utilizando el concepto de Derecho municipal en un sentido abstracto, surgido, precisamente, en el antiguo ámbito del Imperio romano, cuando lospoderes políticos que sucedieron a éste en las diferentes provincias, entraron en crisis, abandonando a los diversos grupos de convivencia de su población a su propia suerte. Es éste un fenómeno notípicamente hispano, pues el Derecho municipal, bajo otras denominaciones, como es natural, fue conocido en otros países, pero sí típicamente medieval. La debilidad de los poderes políticos existentes enel mundo occidental, unida a la renovación de la vida ciudadana, con el despertar del tráfico mercantil, trajo consigo un florecer del Derecho provocado por la misma complicación de la vida social.Los nuevos centros de convivencia creaban en un proceso inevitable nuevos ordenamientos, que, al no sufrir ninguna presión exterior, podían desarrollarse abundantemente, formando un todo de las normas heredadas del pasado y de las nuevas normas, reguladoras de las necesidades nacidas de los centros de población que surgían a la vida. Estos ordenamientos, síntesis de norma y organización, quecaracterizan la vida medieval del antiguo espacio imperial romano, logran prevalecer mientras perdura la autonomía municipal. Los albores de la Edad Moderna, presagiadores de la formación del Estado, señalanel momento crítico de los Derecho municipal, que habían alcanzado, hacía ya tiempo, sus formulaciones escritas, pero que se veían ahora impotentes para renovarlas. La vida municipal dejaba de ser elcentro de convivencia nuclear y la nueva organización de la vida exigía sus derechos. Paradójicamente, la crisis del Derecho municipal produce, al mismo tiempo, su hipertrofia normativa.



Código Penal de Bolivia

Nueva Constitución Política del Estado-Bolivia

Derecho Bolivia

Derecho Bolivia
Emblema de la justicia en Bolivia.