miércoles, 28 de octubre de 2015

¿Cómo hacer teatro jurídico?: Caso Feminicidio

Para empezar, habría que aclarar a qué nos referimos con teatro “jurídico”. No es nuestra intención asustar a nadie. Pero convengamos que la proximidad de una disciplina como el derecho con la del teatro resulta un poco inquietante sino paradójica. Porque si algo define históricamente al teatro ¿no es justamente la ruptura de leyes y códigos? Lo han repetido hasta el cansancio, ¿de dónde nace Antígona sino del conflicto entre dos legalidades: la de los hombres y la de los Dioses?

Para que algo sea artístico y se lo valore como tal es preciso mucho más que la voluntad de expresarse de un individuo. Es preciso que haya al menos un otro. Lo sabe cualquiera que hace teatro, el teatro no se puede hacer solo. Y en las condiciones actuales de producción, el otro son siempre varios otros (compañeros, dueño de sala, el Estado, el público, los críticos, hasta la cuenta de luz que gastan los tachos). Ese Otro no es sino un código. Un código o pacto que comparten y que sostiene la distancia entre el que ve y el que actúa para que eso que suceda sea considerado artístico.

Si entendemos por derecho como “lo que se puede” o lo que es posible, comprenderemos que tiene una relación íntima con cualquier actividad artística. No hay experiencia estética que no desafíe lo que es, con alguna otra posibilidad creativa que haya encontrado. En el Teatro Jurídico no atendemos lo que es, sino lo que puede ser. ¿Y no es ésta la condición de la actividad de la imaginación? ¿suspender lo que pasa por lo que podría pasar? Ahora bien, el derecho a imaginar otros mundos posibles se realiza siempre desde una posición. Esos mundos posibles para ganar realidad sólo pueden hacerlo en las condiciones y reglas que ordenan lo que es. El conocimiento del funcionamiento de esas reglas permite encontrar huecos por donde hacer pasar otros mundos. Esto quiere decir que lo posible tiene límites. ¿Cuáles son? Los valores, las relaciones, la tradición, los problemas políticos-sociales-familiares, el horizonte de expectativa que comparten los miembros de una comunidad. El teatro sucede en todas esas relaciones y sólo es realmente posible en ellas. Tanto hacia afuera como al interior de sí mismo: director, actor, profesor, dramaturgo, crítico, dueño de sala, grupo.

Sabemos que hoy lo posible ha cambiado, que es distinto a los posibles de hace veinte o cincuenta años atrás. Nuestro posible está determinado y tiene como horizonte las condiciones en las que se produce teatro independiente. Es con el trabajo sobre esos límites (falta de casi todo: plata, público, sala, prensa, etcéteras) que tienen lugar nuestras ideas más arriesgadas y desesperadas. Nuestro oxígeno es la prepotencia de trabajo. Esta es la experiencia que queremos compartir y desde las que intentamos producir otros posibles, más amplios, más generosos e inclusivos.





sábado, 17 de octubre de 2015

¿Cómo hacer una declaración jurada?

Se llama declaración jurada a la manifestación personal, verbal o escrita, donde se asegura la veracidad de esa misma declaración bajo juramento ante autoridades administrativas o judiciales. Como consecuencia se presume como cierto lo señalado por el declarante hasta que se pueda acreditar lo contrario.

La importancia de la declaración jurada se fundamenta en el hecho que permite abreviar procedimientos tanto ante autoridades judiciales como administrativas, y al mismo tiempo genera una responsabilidad legal para el declarante en caso que la declaración jurada resulte ser contraria a la verdad de los hechos que se acrediten posteriormente, equiparando la declaración jurada con un efectivo juramento o promesa de decir la verdad. Este último elemento puede tener consecuencias a nivel penal en los ordenamientos jurídicos que consideran al perjurio (o violación de juramento) como un delito, o en los países que imponen castigos penales o administrativos para quien formula cualquier declaración falsa ante ciertas autoridades.

En la mayoría de sistemas jurídicos que la aceptan, la declaración jurada es un elemento determinado sólo para algunos supuestos específicamente previstos en la norma jurídica, para evitar una utilización excesiva que eventualmente pueda generar situaciones de abuso de derecho.

Una declaración jurada se diferencia de la declaración simple en que ésta última genera una responsabilidad menor para el declarante que miente a la autoridad, y porque la declaración simple no suele generar una presunción de veracidad sino sólo una formulación de posiciones personales.

martes, 13 de octubre de 2015

Feliz Día del Abogado en Bolivia - 13 de octubre de 2015

El Día del Abogado en Bolivia, se celebra todos los años el 13 de Octubre, es un día conmemorativo en el cual se honra a todas aquellas personas que cumplen con esta profesión.

Es muy importante que el desempeño de todos los abogados de Bolivia se haga valer en este día tan importante para ellos, por eso, si deseas seguir leyendo nuestro artículo, podrás ver algunos consejos para que puedas disfrutar de este día con esa persona a quien aprecias y lleva a cabo esta profesión, pueda disfrutar de su día como lo merece.

Listas de Candidatos del MAS. Elecciones Generales 2014.

Código Penal de Bolivia

Nueva Constitución Política del Estado-Bolivia

Derecho Bolivia

Derecho Bolivia
Emblema de la justicia en Bolivia.