jueves, 14 de diciembre de 2017

Lecturas recomendadas para futuros abogados


¿Qué texto puede leer aquella persona que está decidida o por decidirse a estudiar leyes y quiere leer algo “jurídico” o relacionado con el derecho?. Me lo preguntaron muchas personas en el mail.

Para ahorrar tiempo, en lugar de contestar individualmente, le doy formato de entrada.

Aclaremos. Soy de recomendar lecturas no por tener autoridad bibliográfica o porque haya leído mucho (todo lo contrario) , sino porque me gusta cuando alguien recomienda un texto al que tuvo oportunidad de acceder —por la razón que sea— y quiere compartir la experiencia. Si me gusta que alguien me recomiende un texto, me es difícil no tener semejante actitud para con el público indefinido que por desgracia o fortuna accede a esta bitácora.

Dos cositas.

La respuesta tiene dos aristas. Una parte general y otra especial. Es decir, primero aclaramos una cosita, y luego recomendamos dos lecturas para los curiosos.

I - En términos generales, quien está pensando en estudiar derecho y quiere ir asomando el cogote a algunas lecturas “jurídicas” tiene que distinguir, a grandes rasgos, dos tipos de textos con los que se va a encontrar en la universidad. Negrita en “a grandes rasgos”.

Por un lado existen textos que podríamos llamar “normativos” o “legales” en sentido estricto, y que son obras que se dedican a explicar alguna parte del sistema normativo vigente en algún país (lo que la gente llama “las leyes”).

Por ejemplo, un libro de “Contratos” que explica los contratos que están regulados en el Código Civil. Un libro de “Derecho penal parte especial” que nos explica con detalle cuáles son los delitos, cómo se estructuran y cuáles son los debates que los circundan. Un libro de “Derechos Reales” nos explica cómo el hombre se relaciona con las cosas: aprendemos sobre la hipoteca, el dominio, el condominio, y así con muchas otras ramas.

Esto muchas veces —no siempre en forma precisa— se lo llama “doctrina” y desde la teoría general del derecho se le llama “dogmática jurídica”; es decir, autores que saben mucho de una rama del derecho y escriben libros sobre eso analizando los institutos legales (un contrato, un delito, etc.) y sus problemáticas, comentando la legislación vigente y criticándola, proponiendo modificaciones y soluciones para los conflictos más usuales. Con su labor perfeccionan las normas, su aplicación y ayudan a los jueces a solucionar casos "difíciles" donde las leyes no dan soluciones tan claras.

Ejemplos:

Éste es típico libro de contratos. Éste es un típico libro de derecho laboral. Éste es un clásico del derecho penal, parte general. Etcétera.

*

Pero existen otro tipo de textos.

Estos otros textos no son “legales” en sentido estricto dado que no se dedican a analizar una parte del ordenamiento jurídico como para ver cómo funciona o cuáles son sus problemáticas. Lo que hacen es analizar al derecho como fenómeno, ya sea social, lógico, humano, político, argumentativo, etcétera (dependiendo, claro está, del enfoque del autor que tomemos).

Me animo a imaginar que en la carrera de periodismo habrá materias técnicas que enseñan a escribir una crónica, a diagramar un periódico o revista o hacer un reportaje interesante, en tanto hay otros cursos de la carrera que se dedican a analizar el periodismo como disciplina: por qué existe el periodismo, su importancia, sus límites éticos, las repercusiones de su labor, entre otros temas. Lo mismo podría pensarse en medicina y en tantas otras carreras más. En este sentido, el derecho no es la excepción.

Este tipo de textos “no estrictamente legales” ya no nos hablarán sobre el homicidio, los contratos, las sociedades anónimas o las formas de iniciarle juicio a otra persona, sino que reflexionarán sobre el hecho de que exista algo llamado “derecho”, sobre qué es eso a lo que llamamos “derecho”, qué lo define y qué lo diferencia de otros órdenes normativos (como podría ser el moral); reflexionará sobre qué es la moral y cómo esta se relaciona —si es que existe tal relación— con el derecho; cómo el derecho se relaciona con la política, con el poder, con la justicia. Reflexionará sobre cómo se toman decisiones judiciales, qué herramientas existen para analizar las sentencias; o bien reflexionará sobre si el derecho puede ser concebido como un sistema lógico deductivo o no; o cómo analizar la validez de una norma jurídica y un muy enorme etcétera.

Nada de esto es expuesto por los autores en forma definitiva. Demás decir que todas estas preguntas y problemáticas merecen —merecieron y merecerán— una pluralidad de respuestas conforme los distintos autores que leamos. Han surgido escuelas, corrientes, posturas y disputas de todo tipo. Por caso, bibliotecas enteras se han escrito para responder a la simple pregunta «¿Qué es el derecho?».

Muchas de estas obras suelen ser incluidas en lo que se suele llamar “Teoría General del Derecho” y verse en materias de la carrera también con ese nombre o títulos del estilo de “Introducción al derecho” (que a su vez, trata temáticas también englobables en la llamada filosofía del derecho). Lo importante es que el lector entienda que esta segunda categoría de textos no sólo son los que va a encontrar en los primeros cursos de la carrera sino que además son accesibles incluso antes de iniciarla, que es lo que nos interesa. Aun cuando no entienda del todo su contenido o le deje más dudas que certezas (lo cual es bueno también).

Y por si el lector no se ha dado cuenta, existe un beneficio más. Mientras que las obras “estrictamente legales” hacen una obligada referencia a la normativa vigente en un país (un libro de contratos de un autor argentino habla del derecho argentino, como es esperable), los textos de la segunda categoría son ajenos a las fronteras políticas. Para debatir sobre qué es el derecho puedo ser español, argentino, peruano o francés que tranquilamente sé que estoy hablando de un fenómeno común, cuyas diferencias normativas no son óbice para la reflexión. De hecho, más abajo voy a recomendar un autor argentino y uno español.

Los únicos límites en este tipo de lecturas serán el idioma y —en más o en menos— el “tipo” de sistema normativo vigente en el país del autor.

Aclaración muy breve: hay que aclarar que, a grandes rasgos (de nuevo, en negrita) existen dos sistemas o tradiciones normativas: el sistema continental europeo (de influencia romana y germana, cuya principal fuente de derecho es la ley y fueron afectados por procesos de intensa codificación) y el sistema de derecho común anglosajón (llamado common law), en el cual la jurisprudencia (los precedentes judiciales emergentes de casos pasados) tiene una importancia mucho mayor. Explicar esta diferencia excede la idea de la entrada.

Conclusión:

Mi consejo es que si alguien está pensando en estudiar derecho (o ya está decidido pero lo hará en un futuro cercano) lo conveniente es dejar de lado los textos estrictamente legales (por caso, un libro sobre hipotecas) y tomar alguna lectura relacionada con cuestiones tratadas por la teoría general del derecho. Le resultará, con suerte, más interesante, menos tedioso para leer, y no se verá necesitado constantemente de un aparato teórico previo.


II - Y bueno, pero ¿qué puedo leer?

De lo que tengo en la biblioteca, me animo a recomendar dos obras. Pero suplico que si alguien pasa por esta entrada y tiene alguna lectura para recomendar, que lo haga.


La primera: "Introducción al análisis del derecho", Carlos S. Nino

De este libro ya hablamos en una de las primeras entradas del blog. Nino es un autor argentino, fallecido lamentablemente de muy joven y fue una de las mentes más brillantes de la filosofía del derecho argentina. Su obra tiene una magnitud y una importancia que no me atrevo a relatar, por lo que invito al lector a googlear sus méritos.

Este libro es un clásico en toda materia introductoria del derecho; de lectura y compra obligada para todo estudiante.

“El derecho, como el aire, está en todas partes”, dice Nino en las primeras nueve palabras de esta obra. Analiza el concepto del derecho, el debate entre iusnaturalismo y iuspositivismo jurídico, la concepción realista el derecho; describe el concepto de norma jurídica, las miradas de Von Wright, de Kelsen, de Hart, de Ross. Comenta los rasgos distintivos de los sistemas jurídicos, los conceptos de validez y pertenencia, los procedimientos de creación normativa. Dentro de los llamados “conceptos básicos del derecho” analiza la persona jurídica, la capacidad, la competencia, la idea de “derecho subjetivo” de “deber jurídico”, de responsabilidad, de delito, etcétera. Habla de la interpretación de las normas, de la existencia (o no) de una “ciencia del derecho” y finalmente un tema sobre el que luego ha profundizado mucho, que es la valoración moral del derecho, en la cual analiza cuestiones éticas y metaéticas.

Todo escrito en lenguaje llano, sencillo de seguir, lo que no significa que los temas sean sencillos o llanos. Brinda ejemplos de manera contínua, y deja en evidencia una capacidad didáctica muy por encima de otros autores. Además, cierra cada capítulo con un set de preguntas y ejercicios para responder con el contenido estudiado que seguramente van a terminar haciendo en clase cuando ingresen a la universidad.

En fin, este es sin duda, mi recomendado.

La segunda: "El sentido del Derecho", de Manuel Atienza.

Manuel Atienza es un autor español, profesor de la Universidad de Alicante y actual director de la siempre consultada revista Doxa. Por suerte vivo y produciendo mucho material. Ha hecho aportes importantísimos a la filosofía del derecho, y en especial a uno de los temas más en boga actualmente, que es aquel que tiene que ver con la Teoría de la Argumentación Jurídica, respecto de la cual ha escrito obras vitales (i.e. El Derecho como argumentación, Ariel, 2006, que hemos comentado repetidas veces en el blog)

La primera edición de esta obra es del 2001, aunque es una suerte de upgrade de un “Introducción al Derecho” que escribió en los 80´s. La edita Ariel.

Lo bueno de “El sentido del Derecho” es que Atienza no escribe para filósofos del derecho sino para estudiantes y para [cito textual:] “personas ajenas al mundo profesional del derecho, pero interesadas en adquirir cierta formación jurídica de carácter básico”. Así lo anuncia en el prólogo y cae de maduro en la forma de escribir (a diferencia de otras obras bastante más densas de leer) y en la temática tratada. Viene como anillo al dedo.

Sobre el contenido, mejor citamos al propio autor en su presentación ya que nos deja bien en claro sobre qué nos vamos a encontrar:

“(...) La pregunta por el sentido del Derecho puede formularse, en mi opinión, de manera razonablemente clara, aunque eso no suponga, desde luego, sugerir que para ella exista alguna respuesta simple. Tal y como yo veo las cosas, habría básicamente dos maneras distintas —pero conectadas entre sí— de entender qué se quiere decir con lo del «sentido» del Derecho: dos sentidos de «sentido». Por un lado, la pregunta busca una explicación del Derecho en cuanto fenómeno social e histórico; para ello se necesita, a su vez, contar con alguna respuesta a cuestiones muy básicas como las siguientes: por qué, y desde cuándo, existe el Derecho, en qué medida consiste en normas, qué relación guarda con la moral y con el poder, para qué sirve, qué funciones sociales cumple, cómo debería ser, qué objetivos y valores deben —y pueden— alcanzarse con él, cómo puede conocerse y de qué manera ha de construirse una ciencia jurídica, hasta qué punto consiste en una actividad argumentativa, cómo ha de entenderse su aplicación e interpretación e interpretación. Por otro lado, cabe también preguntarse si el Derecho (o cierto tipo de Derecho) integra una práctica social valiosa, constituye un tipo de realidad que quizás sólo puede llegar a entenderse plenamente si se asume un determinado punto de vista y una realidad que no está ahí simplemente para ser conocida, criticada o utilizada estratétigamente sino para ser mejorada por los sujetos que forman parte de la misma (...)”

En esta obra hay cuestiones que no están presentes en el de Nino, y viceversa. El de Nino es, probablemente, más coincidente con lo que el futuro alumno se encontrará en el plan de estudios de las materias del ingreso, en tanto el libro de Atienza trata otras cuestiones también interesantes, como el capítulo de «Derecho y Poder» y el de «Derecho, justicia y Derechos humanos» (cuestiones en las que Nino se explayó en otras obras algo más complejas de leer).

Resumiendo. Consejo final a quienes preguntaron o tengan la duda: alejarse de los textos normativos. Ya tendrán que pasar horas leyéndolos en los distintos cursos. Si es por curiosidad, acercarse a estos textos que comentamos —entre otros que con suerte recomienden—, que les va a ir mejor y les va a hacer pasar un mejor rato.

Fuente: http://quieroserabogado.blogspot.com/2011/02/textos-para-quienes-piensan-estudiar.html

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Elecciones Judiciales 2017: 80% de actas verificadas en toda Bolivia


En una jornada histórica, el Tribunal Supremo Electoral (TSE), bajo el Sistema de Transmisión Rápida y Segura de Actas, presentó a las 21:30 los resultados a más del 80% de las actas verificadas por el ente electoral este domingo 3 de diciembre.

Esta información oficial es el resultado de las imágenes obtenidas de fotografías que son tomadas en las mesas de votación. Las actas han sido verificadas y como garantía de transparencia se subieron en formato PDF al sitio web del Órgano Electoral Plurinacional, para que la población verifique las mismas.

Para alcanzar los resultados de hoy en el sistema de transmisión rápida y segura de actas, 4.888 personas trabajaron en la tarea de fotografiar y capturar las actas que permitió a las bolivianas y bolivianos conocer resultados preliminares, por primera vez en nuestra historia democrática, el mismo día de la votación.

La presidenta del TSE, Katia Uriona Gamarra, resaltó la participación de los ciudadanos en las Elecciones de Altas Autoridades del Órgano Judicial y Tribunal Constitucional 2017 y manifestó que toda la información ya se encuentra disponible en la página web www.trep.orp.org.bo, la misma que irá siendo actualizada hasta alcanzar el porcentaje final del 100%.

A su vez, los cómputos departamentales se iniciaron a las 18:00 horas y se prevé que concluyan entre 48 a 72 horas, por departamento y un consolidado nacional.

Fuente directa

domingo, 3 de diciembre de 2017

TDE anula papeletas electorales por estar marcada en San Julián


El Tribunal Departamental Electoral (TDE) de Santa Cruz anuló ayer papeletas electorales que según denunció el diputado opositor, Tomás Monasterio, ya estaban marcadas.

Monasterio informó que se constituyó en San Julián y constató material electoral “abandonado en esta zona, tenemos las fotos donde se evidencia muchas papeletas marcadas”.

El parlamentario cruceño mostró fotografías de las papeletas y aseguró que esas evidencias constituyen “señal y ejemplo claro de un fraude que está queriendo hacer el Movimiento al Socialismo, con la anuencia del tribunal electoral” y anunció acciones legales contra las máxima autoridades electoral del país porque “es inadmisible que antes que se habiliten las ánforas existan papeletas marcadas”.

Monasterio responsabilizó del hecho al Movimiento al Socialismo (MAS) que “busca mecanismos para aplacar la voz del pueblo” y formuló un llamado a la población para que salga mayoritariamente a votar este domingo para reafirmar el voto del 21 de febrero.

Sin embargo, Eulogio Núñez, presidente del Tribunal Electoral Departamental (TED), descartó que estén marcadas y aclaró que se el vehículo que llevaba las maletas con el material de sufragio dejó caer una de ellas por accidente y los responsables de ese material no se dieron cuenta hasta que llegaron al recinto.

En respuesta, el presidente del TED de Santa Cruz, Eulogio Núñez, rechazó las acusaciones de fraude y aseguró que las papeletas encontradas en San Julián forman parte de un lote de material electoral que cayó en el trayecto por accidente. La autoridad dijo que esas papeletas fueron anuladas y reemplazadas por otras. (Agencias)

Elecciones Judiciales 2017: Recintos autorizados para la emisión de certificados de impedimento

El Órgano Electoral Plurinacional publicó la lista de los recintos autorizados para la emisión de certificados de impedimento.

Urgentebo



Elecciones Judiciales 2017: Vicepresidente Álvaro García Linera emitió su voto en la Unidad Educativa Azpiazu de Sopocachi.


La Paz, 3 de diciembre.- "A pesar de que la oposición lo ha querido convertir en un plebiscito, nosotros no nos hemos metido porque es una elección de jueces. Los resultados por encima de 157 votos serán democráticos y habrá valido la pena" dijo el Vicepresidente Álvaro García Linera tras emitir su voto en la Unidad Educativa Azpiazu en Sopocachi.

García Linera hizo esa declaración para hacer una comparación de la elección de este domingo con aquella que ocurría únicamente en el Parlamento en el pasado, cuando los magistrados eran elegidos por los senadores y diputados del Parlamento.

“Veremos cómo vota la gente, en todo caso yo siento que cualquiera de los candidatos que saque más de 157 votos, que es como se lo elegía anteriormente en el Congreso, con 157 votos, cualquier candidato que tenga más de 157 votos ya cumplió el requisito democrático. Es mucho más democrático ser elegido con 160 que con 157, mejor con 10 mil, mejor con 50 mil, mejor con 100 mil, pero cualquier resultado por encima de 157 votos, que es como antes se elegía en el Congreso a los jueces, va a ser más democrático, más participativo”, declaró García Linera tras emitir su voto en la Unidad Educativa Agustín Aspiazu, de la zona de Sopocachi.

Enfatizó que esa cantidad será suficiente ya que antes el Congreso elegía por esa cantidad a los tribunos. Desconocío si el presidente Evo Morales convocará a una evaluación al final de la jornada electoral y ratificó que la población debe ir a sufragar por cualquiera de las opciones válidas.

Urgentebo

viernes, 1 de diciembre de 2017

Conozca a los 32 candidatos a las cuatro entidades judiciales

En las dos boletas que el elector recibirá en el departamento de La Paz, hay un total de 32 candidatos. De cada grupo (cada tribunal y el Consejo de la Magistratura) se debe elegir un solo aspirante. También están vigentes los votos blanco y nulo.

La boleta (más grande) que contiene al Tribunal Agroambiental (TA) y al Consejo de la Magistratura (CM), 24 candidatos en total, es de circunscripción nacional, y aparecerá en todos los departamentos del país. En cambio, la boleta (más pequeña), en que están el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y el Tribunal

Constitucional Plurinacional (TCP), 8 candidatos, es exclusiva para La Paz, teniendo cada departamento la suya.

El ministro de la Presidencia, René Martínez, llamó a los medios de comunicación a “profundizar” la difusión de méritos de los candidatos para las elecciones judiciales, en caso de que la labor del Tribunal Supremo Electoral (TSE) no haya sido “suficiente”.

“Quiero apelar a los medios de comunicación que, por lo menos en este tiempo corto, va a ser altamente loable que podamos profundizar el conocimiento de esos perfiles a los que, seguramente por lo avanzado del tiempo, por los procedimientos que ha agotado el TSE probablemente no hayan sido los suficientes”, expresó.

A seis días de los comicios para elegir a las principales autoridades de los tribunales Supremo de Justicia, Agroambiental, Constitucional y del Consejo de la Magistratura, surgieron voces respecto a que la población no terminó de conocer a los postulantes.

El vicepresidente del TSE, José Luis Exeni, dijo que hubo un “enorme esfuerzo” del Órgano Electoral, con la difusión de spots en medios, distribución de separatas, conversatorios, con el fin de que la ciudadanía no solo conozca a los candidatos, sino también la naturaleza del proceso y las características de cada tribunal.

DIFUSIÓN La autoridad detalló la elaboración de 194 piezas comunicacionales (spots, cuñas, microprogramas), difundidas en 635 medios de comunicación; a esto se suma la distribución “mano a mano” de más de tres millones de separatas con información pública.

“Ya superamos el centenar de conversatorios con candidatos y candidatas, tanto en ciudades capitales como en intermedias. Se han impreso y distribuido más de cuatro millones de volantes con información sobre el proceso, las candidaturas y las papeletas”. A esto se suman los “más de 1.000 programas en radio y televisión (de 30 minutos a una hora de duración) con presencia de vocales electorales y de candidatos”, precisó ayer la autoridad electoral.

Si bien el TSE, como administrador de la elección, es responsable de difundir todo lo referido al proceso, también el elector debe hacer un esfuerzo para acceder al material a su disposición, a fin de tener un voto informado, independientemente de su opción, insiste el vocal del TSE.

“Es importante que la ciudadanía realice un esfuerzo especial para acceder a la información disponible sobre el proceso y los méritos de las y los candidatos para decidir su voto con conocimiento de lo que se está decidiendo. Ejercer un voto informado es parte de su derecho de participación en elecciones y también de su deber cívico”, insistió el vocal Exeni.



Código Penal de Bolivia

Nueva Constitución Política del Estado-Bolivia

Derecho Bolivia

Derecho Bolivia
Emblema de la justicia en Bolivia.